domingo, 2 de agosto de 2009

Movimientos revolucionarios 1820 - 1848 en Europa

En 1820 se inició la primera oleada revolucionaria. Comenzó en España, donde Riego se levantó contra la monarquía absoluta de Fernando VII. En 1821 comenzó la sublevación de los griegos contra la dominación turca, que culminó con la independencia de Grecia (1829).

En 1830 se produjo el segundo ciclo revolucionario. Comenzó en Francia, donde la monarquía absoluta de Carlos X de Borbón fue sustituida por la liberal de Luis Felipe de Orléans. En Bruselas se produjo un levantamiento que dio como resultado la independencia de Bélgica. En 1831 Polonia se rebeló contra el dominio ruso, pero fue reprimida de forma sangrienta. En estas sublevaciones tuvieron especial relevancia diversas sociedades secretas.



El año 1848 fue el de mayor intensidad revolucionaria de todo el siglo XIX en Europa. Además de los ideales liberales y nacionalistas, un tercer factor influyó en los estallidos revolucionarios: la crisis económica. Las clases populares apoyaron de forma masiva los movimientos revolucionarios liberales para protestar por la situación de desocupación y hambre en que vivía la mayoría de la población.

La crisis estalló en Francia, donde se derribó la monarquía de Luis Felipe y se instauró la Segunda República. Pronto la revolución se extendió por las principales ciudades centroeuropeas, como Viena, Berlín, Milán, Budapest y Praga.

Sin embargo, las revoluciones no tuvieron éxito o no cumplieron los objetivos de quienes las apoyaron. En Francia, Napoleón III (sobrino de Napoleón Bonaparte) proclamó el Segundo Imperio. Las constituciones instaladas en muchos Estados fueron abolidas.

Ninguna de las revueltas nacionalistas de Italia, Hungría y Bohemia consiguió triunfar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada